Paralelo y alineación

El sintoma más claro de que nuestro coche necesita que se realice el pararelo es el desgaste anormal del neumático. Al hacer el paralelo, se realiza un ajuste de las ruedas delanteras para que estas vayan “paralelas” o “alineadas” con las traseras y ambas giren en un plano paralelo con el vehículo.

 

Es una operación poco complicada pero que requiere tener la maquinaria adecuada para que se pueda llevar a cabo. Si tienes dudas o sospechas de que puede ser necesario hacerle el pararlelo a tu coche, pasate por nuestras instalaciones y de forma gratuita te asesoramos.

Paralelo y alineación